CEREMONIA DE ARATIK
El arati es una ofrenda de adoración al Señor Supremo que se viene realizando diariamente durante (desde hace) miles de años en la antigua tradición védica, y que es un aspecto de la adoración de la Deidad, o la manifestación misericordiosa de Dios.
Durante el arati, primero, el devoto se ofrece a sí mismo. Al hacerlo, él remueve ahankara, el ego material. El no se identifica más con el cuerpo y la mente materiales. El no se identifica con su personalidad derivada de la asociación y las experiencias materiales, sino por el contrario, con la noción de que él es un servidor de la Deidad.
En la ceremonia del arati  tradicional, son ofrecidos los 5 elementos materiales en donde las flores representan la tierra (la solidez), pues allí se encuentra toda fragancia. El agua y el pañuelo que la acompaña, se corresponden con el elemento agua (liquidez). La lámpara representa el elemento fuego (calor) que con sus cinco velitas purifica los cinco sentidos, el abanico de plumas de pavo real representa el aire (movimiento), y la camara de cola deyak [el abanico tubular con empuñadura en forma de antorcha de plata]  representa el éter (el espacio, akasha).
Mientras se realiza las ofrendas, se hace Kirtan (cantos espirituales y danza) con temas de acuerdo a la hora del día en que se realice.